El reemplazo artificial del disco puede ser una alternativa a la cirugía de artrodesis vertebral para muchos pacientes. Este procedimiento utiliza un implante flexible que permite la preservación del movimiento en la columna vertebral. El reemplazo artificial del disco se utiliza para tratar una variedad de condiciones relacionadas con la enfermedad degenerativa discal.

Durante la cirugía de remplazo discal, se utilizan instrumentos quirúrgicos especialmente diseñados para extraer la hernia de disco y/o los osteofitos óseos. Una vez retirado, se coloca un implante flexible en el espacio ocupado anteriormente por el disco.

Este implante permite que la columna permanezca móvil y funcione igual que una columna sana. El implante está compuesto de dos placas que están unidas a las vértebras por encima y por debajo del disco retirado. Una vez que las placas están unidas, un pequeño implante redondeado se inserta para funcionar como el disco espinal.

Este procedimiento requiere una incisión de aproximadamente 3-4 cm y se realiza de forma ambulatoria. Nuestro enfoque mínimamente invasivo evita la disección muscular innecesaria y daños en las áreas circundantes y utiliza la guía fluoroscópica para asegurar la precisión. Con este enfoque mínimamente invasivo, los pacientes son capaces de volver a sus rutinas activas mucho más rápido que con la cirugía de columna vertebral tradicional.